Cargando...

Movimiento Juvenil Huellas

  Huellas Doradas

Jhonatan González o como lo conocemos todos, "Uchija", nos ha querido compartir lo que ha significado para él pertenecer a Huellas y terminar su camino de formación en la etapa de Huellas Doradas 3.

Cuando me pidieron que me encargara de redactar unas palabras que expresaran lo que había sido este recorrer, este camino, este aprendizaje, este compartir de vida en estos años en los que fuimos creciendo con el Movimiento Juvenil Huellas, fue inevitable sentir una gran emoción y a la vez sentirme un poco desorientado y no por que no haya nada de lo cual hablar sino más bien porque es realmente complejo sintetizar en palabras lo que significa Huellas y lo que ha sido en la vida de cada uno de nosotros los huellistas y estoy seguro de que las personas que han tenido la oportunidad de estar en el Movimiento saben concretamente que Huellas no es de contar o exponer, Huellas es de experimentar, acompañar, escuchar, compartir, amar, vivir, AGRADECER.

Precisamente hoy 12 de Noviembre de 2016 una fecha que algunos tendremos presente con nostalgia y alegría, es una fecha en la que recordamos y volvemos a pasar por nuestro corazón el inicio de ese sueño llamado Huellas, el día en el que agradecemos principalmente a Dios, a la virgen María, a Jesús, nuestro primer caminante y quien nos guía en este camino al que llamamos vida y quien nos ha permitido caminar de su mano siguiendo sus huellas, que se nos ha manifestado a cada uno de nosotros en diferentes momentos, lugares y personas.

Hoy es un día para celebrar el encuentro con el otro y con nosotros mismos, para recordar y hacer un homenaje a esos lugares que nos vieron crecer como personas y como Movimiento, a las parroquias y Colegios de: El Dorado, Vitelma, Buenos aires, Villa Javier, San Antonio, Fe y Alegría San Luis Gonzaga y Santa Luisa. Es un día en el cual agradecemos profundamente con todo nuestro Corazón y espíritu a todas esas personas que nos han guiado y acompañado a lo largo de estos años, a los grupos juveniles y de pastoral en los cuales iniciamos nuestros procesos, a la Compañía De Jesús, a todos los Jesuitas y monjas de Jesús María provenientes de diferentes lugares de Colombia, a los y las que provienen de otros países como Venezuela, México, Argentina, Bolivia, Chile, Brasil y Ecuador, a todas y todos los laicos que de la misma manera nos han acompañado y se han comprometido con el Movimiento y los huellistas que son el motor del Movimiento y los que nos incentivan a seguir adelante.

A todos ellos decirles que si vale la pena apostar por los que nadie apuesta, que los cambios sí son posibles y que ellos han transformado vidas. Hoy nuestro corazón esta hinchado de amor y de orgullo pues el camino no ha sido fácil, aun así nunca nos rendimos y como dice un muy buen amigo mío: “si esto es de Dios esto seguirá” y he aquí la respuesta, acá seguimos caminando y construyendo familia, hoy agradecemos la dicha de enseñarnos a amar y amar con todo nuestro ser y me voy a tomar el atrevimiento de hablar por todos (Doradas) cuando digo que al Movimiento Juvenil Huellas fue sin querer que lo empezamos a querer y fue sin pensar que lo resultamos amando, hoy podemos decir que estamos enamorados, pues estar enamorado es encontrar el nombre justo a la vida y ese nombre es ¡Huellas! Por eso y por tantas cosas más hoy se queda corto decir… ¡GRACIAS!

Comentar vía Facebook