Cargando...

Red Juvenil Ignaciana

  Inicio de Huellas en Cartagena.

Comunidad Huellas Doradas Cartagena


Carlos Ossa

Carlos Ossa maestrillo jesuita nos cuenta el inicio del movimiento en Cartagena. Ellos desde hace varios años están caminando como comunidad y desde este año decidieron unirse al movimiento. Les damos la más calurosa bienvenida y desde ya siéntanse parte de la familia huellas Colombia

El 14 de enero del presente año, fui invitado a participar en una comunidad de jóvenes que se encontraban realizando misiones en los pueblos de la zona norte de la ciudad de Cartagena. El punto de encuentro de esta reunión fue en la casa misión de la compañía de Jesús ubicada en el corregimiento de Punta Canoa.
Fue en aquella experiencia donde tuve la oportunidad de dialogar con ellos acerca de la configuración de la comunidad, la cual lleva siete años congregándose para compartir el seguimiento a Jesús; Desde su creación esta comunidad juvenil estuvo en busca de su identidad y espiritualidad con el fin de tener un encuentro con cristo grupal y personal, es por ello que después de un tiempo de discernimiento han decidido acercarse a la compañía de Jesús en Cartagena.
Dado su interés por la espiritualidad ignaciana decidí compartirles acerca del trabajo que lleva la provincia colombiana con los jóvenes de nuestras obras, allí les expuse como está organizada la red juvenil ignaciana, especialmente el movimiento juvenil huellas; después de ello invite al grupo a hacer parte del movimiento.
El día 19 de enero en el Santuario San Pedro Claver se tuvo una reunión con los jóvenes líderes para organizar el primer encuentro de huellas; el cual se realizó el 22 de enero del año en curso. Es así como hemos dado inicio al movimiento juvenil huellas en la ciudad de Cartagena. Actualmente se han realizado dos reuniones de formación y dos encuentros con el grupo de huellas doradas, que está conformado por 20 huellistas y tres asesores de grupo.
Ante el inicio de esta nueva etapa, los huellistas han expresado su motivación y entusiasmo por seguir creciendo según los pasos de san Ignacio de Loyola; dispuestos a trabajar constantemente para que más jóvenes se unan a este proceso de formación, siendo agentes de transformación en la realidad que nos rodea.

Comentar vía Facebook